HOMBRE RESPONSABLE

HOMBRE

En los últimos años el nivel de divorcios ha aumentado, lamentablemente junto con este hecho también aumenta el numero de niños con problemas de rebeldía o timidez, esto se debe a que en la mayoría de los casos de divorcio los padres tienen una separación muy fuerte con sus hijos; tal es el caso de Nora y Francisco, quienes vivieron en matrimonio durante ocho años, pero un día decidieron seguir por caminos diferentes y con diferentes personas, el problema era el pequeño Julián, quien estaba muy apegado a sus padres ¿Cómo hacer que el niño tenga una vida normal si sus padres no están juntos?

Al igual que nosotros como padres queremos ver a nuestros hijos felices, ellos nos quieren ver felices a nosotros, no importando las circunstancias, nuestros problemas en pareja no tienen que ser aflicciones para nuestros hijos, ningún padre responsable debe tratar sus problemas conyugales delante de sus hijos.

“la solución ideal en el divorcio no existe, se debe construir una solución en cada caso, a fin de establecer los acuerdos básicos para mantener el mejor equilibrio emocional de los ex cónyuges y, en especial, de los hijos”.

Recordemos que un hogar en paz es un lugar sano para el desarrollo de los infantes, cuando los niños crecen en un ambiente de violencia, insultos y pleitos entre sus padres, es muy común que su educación moral y psicológica no tenga un sano ejemplo de valores a seguir, el divorcio puede convertirse en algo sano para los infantes, siempre y cuando sea tratado de manera correcta.

“Te separas de tu pareja, no de tus hijos”

Uno de los errores que cometemos al divorciarnos es que utilizamos a nuestros hijos como un arma para fastidiar a nuestra ex pareja, es muy importante que el niño sienta mas tu cariño, amor y compañía en esos momentos, ¡No te conviertas en un padre de fin de semana!, presta atención a pequeños detalles en la vida de tu hijo, su caricatura favorita, su escuela, su grupo de amigos, sus inquietudes, etc.

“Recuerda, la culpa jamás va ser del infante”

Jamás orientes tus enojos y frustraciones hacia tu hijo, el no tiene la culpa, los errores son de los padres, el infante es victima en un proceso que no puede entiende, busca la forma de compensarlo por eso (sin dejar que se vuelva un niño consentido o mimado)

“Explícale que mama y papa ya no pueden estar juntos”

Dile que a partir de ahora vivirán en distintas casas.
Hable con tus hijos de la realidad de la separación teniendo el cuidado de no culpabilizar a nadie.
explícale de manera amorosa como va a ser el proceso de visitas, en el caso de quien no tenga la custodia.
Mantenga constantes al máximo los aspectos habituales de tu hijo: domicilio, entorno, relaciones con los padres, colegio, horarios, etc.
Asegure a tus hijos que ellos no tienen ninguna responsabilidad por lo que ocurrió, por el divorcio. Ellos no tienen la "culpa". La culpa tiene papá y mamá por igual.
asegúrate que tu hijo entienda que el divorcio es definitivo
no permitas que el niño piense cosas malas de papa o mama.
no le impidas a un padre estar cerca de su hijo.
Los hijos no son objeto. Lucha no por apropiarse de ellos y sí por su libertad.
Los hijos seguirán aprendiendo de tu comportamiento. Pórtate bien. Si lo que quieres es respeto, respeta a tu hijo.

Consecuencias psicológicas que la ruptura conyugal puede generar en los hijos

La organización KIDETZA (Federación de Euskadi de Madres y Padres Separados) realizo una investigación la cual nos permite conocer las consecuencias del divorcio en los hijos dependiendo de su edad

Divorcio en el embarazo
Si la separación ocurre durante el embarazo o durante los primeros meses de vida, es probable que el niño se vea afectado por el estado de ánimo de la madre, y por lo tanto pueda nacer con poco peso o con retraso en el desarrollo cognoscitivo y emotivo.

Divorcio con hijos entre uno y tres años
En la época de la separación, es probable, que el niño se vuelva muy tímido, se comporte como un niño más pequeño que su edad afectiva, requiera mucha más atención y tenga pesadillas nocturnas.

Divorcio con hijos entre 3 a 6 años
El niño no entiende todavía qué es una separación, pero al notar que uno de los miembros de la pareja no duerme en casa, es probable que piense que es por su culpa, y reaccione de formas opuestas: o se vuelve muy obediente (pensando que si es bueno el padre volverá) o también mucho más agresivo o rebelde de lo que su carácter haría esperar. En esta edad, además algunos de los pequeños niegan la ruptura tanto a sí mismos como a los demás (mienten a los parientes o amigos diciendo que sus padres todavía duermen juntos de noche, y ellos siguen jugando con muñecas durante meses, simulando su propia familia y haciendo que sus padres duerman uno al lado del otro).

Divorcio con hijos de hasta los 6 años
Los niños sufren un gran temor a ser abandonados, junto con una profunda sensación de pérdida y de tristeza. Pueden sufrir trastornos del sueño, de alimentación y adoptar conductas regresivas.

Divorcio con hijos entre los 6 y 9 años
Aparecen sentimientos de rechazo, las fantasías de reconciliación y los problemas de lealtad. Es posible que los niños experimenten rabia, tristeza y nostalgia por el padre que se ha ido. En los casos en que los cónyuges han tenido conflictos graves, algunos hijos pueden vivir una lucha entre sus afectos por los padres y por la madre. Otras veces, se les descuida en el aspecto material, obligándolos a que preparen la comida, vigilen a los hermanos menores y asuman responsabilidades demasiado pesadas para su edad.

Divorcio con hijos entre 9 y 12 años
Los hijos suelen manifestar sentimientos de verguenza por el comportamiento de sus padres, y cólera o rabia hacia aquel que tomó la decisión de separarse. Además aparecen los intentos de reconciliar a sus padres, el descontrol de los hábitos adquiridos y problemas somáticos (dolores de cabeza, estómago...)

Divorcio con hijos adolescentes
• De los 13 a los 18 años, la separación de los padres causará problemas éticos, y provocará, por lo tanto, fuertes conflictos entre la necesidad de amar al padre y a la madre y la desaprobación de su conducta. Generalmente las reacciones más comunes en esta etapa son:
• Una madurez acelerada, es decir, el adolescente adopta el papel del progenitor ausente, aceptando sus responsabilidades.
• Por el contrario podría adoptar una conducta antisocial: no acata ni acepta las normas, desobediencia, conductas de robo, consumo de alcohol, drogas...

“Tu puedes evitarlo”

Estas consecuencias no afectaran a tu hijo si sabes como tratar el divorcio, Nora y Francisco platicaron su situación, hablaron con Julián y nunca se separaron de el, aunque estaban con diferentes personas ellos seguían siendo sus padres, Julián es todo un joven responsable, esta a punto de terminar su carrera y nunca guardo ningún rencor ni sentimiento en contra de sus padres, dado que siempre los tuvo junto a el.

“Existen cosas que no puedes cambiar, pero si puedes lograr que todo sea para bien”

Countdown

170 days, 13 hours, 27 minutes, 27 seconds since Canelo vs Chavez.